La principal es que apenas se aprecia a simple vista. Pero hay muchas más…

Invisibles: Los alineadores transparentes son prácticamente invisibles, así que nadie notará que los llevas puestos.

Cómodos: Los alineadores se fabrican a la medida de la boca del paciente. Primero se realiza un estudio previo por ordenador, del que se extrae un modelo 3D de la boca. Según avanza el tratamiento y los dientes se van moviendo, adaptamos los alineadores a la nueva posición. Así nos aseguramos de que siempre encajen perfectamente y aceleramos los resultados.

Previsibles: Gracias a la tecnología 3D que se emplea, el paciente puede ver cómo será el resultado final antes de comenzar el tratamiento.

Higiénicos: Al ser removible nos permite una mejor higiene que con otros métodos y evitar así problemas de encías o caries. Puedes retirar y ponerte los alineadores cuando necesites, siempre siguiendo lo pautado por tu ortodoncista. No olvides limpiar tu alienador cada vez que te cepilles los dientes.

Puedes comer de todo: Para ingerir alimentos el paciente debe de retirar los alineadores, así que no tendremos que renunciar a ciertas comidas muy duras o especialmente chiclosas, tal y como debemos hacer en el caso de usar otras ortodoncias.

Sin heridas ni roces. A veces el roce de los brackets termina provocando llagas y heridas en la boca. Esto no pasa con los alineadores transparentes, ya que están fabricados en un material muy suave y van ajustados a los dientes. Otros tratamientos de ortodoncia pueden ocasionar, en algunos casos, molestias, mientras que alineadores no. Se ajustan perfectamente a la anatomía dental.

Si tienes cualquier duda no dejes de contactar con nosotros para que te facilitemos toda la información que necesites.