Las aftas son lesiones que se forman en las encías y otros tejidos bucales. Por lo general, son más habituales en preadolescentes o adultos jóvenes y tienden a disminuir su frecuencia con el paso de los años. Las aftas son una de las patologías más frecuentes de la boca. El estrés, las hormonas, el déficit de ciertas vitaminas, los problemas inmunitarios, alergias o intolerancias a distintos alimentos y las infecciones relacionadas son posibles desencadenantes.

Como la causa es desconocida no hay medidas preventivas. Pero es aconsejable no morderse los carrillos, para lo cual es importante masticar despacio. Además, se recomienda hacer una dieta equilibrada. Es recomendable mantener una higiene bucal adecuada.

Las aftas son dolorosas al menor contacto y puede molestar durante la alimentación, la higiene bucal e incluso la locución. Ocasionalmente se acompañan de adenopatías cervicales dolorosas.

En la mayor parte de los casos no es necesario un tratamiento, ya que las aftas bucales desaparecen por sí solas sin necesidad de aplicar ningún tratamiento. Por lo general, las úlceras sanan en un plazo de 10 a 14 días.

Consulte a su médico si las aftas persisten, empeoran o reaparecen mas de 3 veces al año, así como si se asocian a fiebre, diarreas, dolor de cabeza o erupciones cutáneas.