¿Qué es la fluorización?

La fluorización es el procedimiento por el que se aplica flúor tópico sobre los dientes con el fin de prevenir la aparición de las caries. El flúor aumenta la resistencia del esmalte de los dientes a los ácidos que producen las bacterias de la placa bacteriana, origen de las caries. Se trata de un procedimiento preventivo indicado preferentemente en los niños.

¿Qué beneficios aporta el flúor en los dientes?
Aumenta la resistencia del esmalte a los ácidos que producen la caries, ralentizando el proceso de desmineralización de los dientes y aumentando su remineralización. Sin embargo, se debe tener cuidado en no excederse en la cantidad de flúor subministrada a los niños, para evitar la aparición de la conocida como fluorosis dental, es decir, una alteración en el desarrollo normal del diente debido a una alta concentración de flúor en boca, y que puede manifestarse con tinciones y forma anómala del diente.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la fluorización reduce hasta un 50% el riesgo de sufrir caries. No nos asegura que jamás aparezcan caries en los dientes de los niños, pero desde luego nos permite controlar la aparición y desarrollo de las mismas.

La fluorización es un procedimiento sencillo e indoloro. Consiste en la aplicación de moldes de plástico (cubetas) impregnados de gel fluorídico en los dientes del niño. Como sustituto del gel, también se puede utilizar barniz para pincelar los dientes.

¿Cada cuánto hay que realizar una fluorización?
La frecuencia dependerá de la edad y de la salud e higiene bucal del niño. Hasta que el niño cumpla 3 años es recomendable realizar este proceso 2 veces al año, pues está en la edad en la que las caries aparecen con mayor frecuencia. A partir de ese momento, se recomienda 1 vez al año.

La fluorización tiene indicaciones concretas. Podemos decir que es un excelente método de prevención de caries, pero tiene otras muchas aplicaciones. Aunque es muy indicado en niños, también es apto para mayores expuestos a situaciones concretas, como la sensibilidad dental.

Es importante realizar las visitas periódicas al dentista para realizar aplicaciones de flúor tópica, para prevenir la aparición de caries dentales o bien, detectar de forma precoz la aparición de éstas y realizar el tratamiento más indicado.