Evitar la contaminación cruzada. Recomendaciones frente al Covid-19

El uso de normas efectivas de control y prevención permitirán evitar la contaminación cruzada entre pacientes y el personal de la clínica y viceversa. Las intervenciones clínicas hacen que se produzca un contacto directo o indirecto a través del instrumental, equipo y superficies contaminadas con sangre y otros fluidos corporales. Es necesario adoptar diferentes medidas de protección o precauciones universales con el fin de prevenir la infección cruzada. El uso de normas efectivas de control y prevención, así como las medidas de protección universal permiten evitar la contaminación cruzada entre los pacientes, el personal auxiliar y el odontólogo. Se sigue estrictamente un cuidado personal. El uso de barreras como guantes, mascarillas, gafas protectoras, lavado de manos, indumentaria… es indispensable.

Además, el instrumental contaminado tiene que procesarse con extremo cuidado evitando accidentes por exposición (cortes, pinchazos, salpicaduras). Se tiene que utilizar siempre una indumentaria adecuada: vestimenta de protección, mascarilla, gafas y guantes gruesos y en lugares destinados para ello. La esterilización y desinfección en la clínica dental son dos de los aspectos más importantes en cualquier especialidad médica. Todos los instrumentos clínicos son sometidos a inmersión en soluciones desinfectantes durante 10 minutos, baño de ultrasonidos, lavado con agua, cepillo y jabones enzimáticos, secado, embolsado y esterilizado en autoclave con alta temperatura, humedad y presión. La desinfección de las superficies (mesas, sillones, lámparas, encimeras…) de nuestra clínica se realiza con productos químicos adecuados para ello.

Todo el material de nuestra clínica que no puede ser esterilizado y desinfectado es siempre material desechable de un solo uso, por ejemplo: mascarillas, guantes, agujas, manteles, servilletas, vasos, bisturíes… Este proceso es el recomendado por el CDC (Centro de Control de Enfermedades), la ADA (Asociación Dental American) y la FDI (Dederación Dental Internacional), y en nuestra clínica lo seguimos con el máximo rigor